Fundación GEB
b Fundación GEB Novedades Fundación GEB Formación Ciudadana FGEB Capacitación docente Apoyo Institucional Fundación GEB Rincón literario English Corner Fundación GEB Links Fundación GEB Contacto Fundación GEB b
 
Fundación GEB novedades  
 
 
  volver a archivo - temas de interés  

 

 tema de interés

 

 

¿Qué idioma hablamos en la Argentina?

Prof. Nina Ogorodnikov- FGEB
 
Usamos el lenguaje tal como lo fuimos aprendiendo, ateniéndonos algunas veces a la norma, otras, al uso. Pero, de pronto, en ciertas situaciones, nos parece que no hablamos tan bien como otros hispanohablantes. Presentamos esta reflexión con el deseo de aclarar un poco el tema.
 

Por razones geográficas e históricas, la Argentina se encontró siempre en situación de marginalidad tanto respecto de España como de México, Quito y Lima, centros de difusión de normas lingüísticas. Es por eso que conserva muchos arcaísmos de la época de la conquista y colonización española, tanto en el vocabulario (lengua gauchesca litararia: haiga: haya, vigüela: guitarra, melecina: medicina, etc.), como en la gramática (por ejemplo, el voseo, rasgo más peculiarmente argentino, pero no único ni exclusivo de nuestro país).

Por otra parte, el español de la Argentina, además de los sustratos de lenguas indígenas, recibió influencias de lenguas europeas, traídas por los inmigrantes, principalmente, italianos y, en el siglo XIX, por el francés literario, sin mencionar la cada vez más creciente influencia del inglés.

Estos aportes, entre otros, fueron moldeando nuestro idioma y como resultado, la variedad estándar del español “argentino”, -no nos referiremos a las numerosas variantes dialectales y sociolectales que coexisten con el estándar y que son tan válidas como la variedad estándar- y se diferencia en muchos aspectos tanto del estándar peninsular como del de los otros países de Hispanoamérica.

Mencionaremos aquí solamente algunos de los rasgos distintivo más sobresalientes:
En la pronunciación se destaca el yeísmo, que junto con el voseo es el que más nos identifica a los argentinos en el extranjero, y que consiste en pronunciar la “elle” del mismo modo que la “ye”. También es notable el seseo (rasgo común en toda Hispanoamérica, no así en España). Se trata de no diferenciar en la oralidad la “ese” de c/z.
En el aspecto gramátical, el rasgo más característico es el voseo, es decir, el uso de vos en lugar del tú, acompañado de formas verbales tomadas del vosotros, con diferentes variaciones: las más aceptadas son las del indicativo, donde desaparece el diptongo: mirás (de miráis) - corrés (de corréis ) - vivís.

En el subjuntivo coexisten las formas del tú (graves): mires - corras– vivas con formas provenientes del vosotros (agudas): mirés (de miréis) - corrás (de corráis ) – vivás ( de viváis)
Podemos mencionar también el uso de la perífrasis ir a+ infinitivo para el futuro simple: voy a salir, vamos a dibujar, van a comer, con mucha mayor frecuencia que las formas saldré, dibujaremos, comerán, etc.
Para reflexionar: ¿Vos o tú?
En español existen varias opciones para el uso de pronombres de 2da. persona del singular: vos, tú, usted. ¿Qué diferencias implica el uso de uno u otro?

Cuando optamos entre vos / usted estamos realizando una elección de registro. Utilizamos uno u otro de acuerdo con el mayor o menor grado de confianza que tenemos con el interlocutor: vos, si la relación es estrecha o familiar y usted si esa relación es distante y formal. El tratamiento habitual de usted, entre padres e hijos, que se mantiene aún hoy en algunas familias, indica la vigencia de la formalidad, tan común en épocas pasadas.

Una madre enojada con su hijo, puede de pronto tratarlo de usted, para marcar con el distanciamiento su enojo. Los docentes solemos hacer lo mismo cuando queremos señalarle a un alumno a quien normalmente tratamos de vos que estamos enojados con él, y con este tratamiento formal marcamos la asimetría, la distancia, en la relación docente – alumno.

En cambio, cuando optamos entre vos / tú estamos eligiendo entre dos formas dialectales diferentes. Un español y muchos hispanoamericanos dicen tú, mientras que la gran mayoría de los argentinos decimos vos.
Pero suele suceder que algunos argentinos, frente a un extranjero, temiendo “hablar mal español” comienzan a usar el tú, olvidando o desconociendo que ninguna de las dos formas es mejor que la otra; que cada una corresponde a un dialecto, a una variedad geográfica y es, por lo tanto, signo de una determinada identidad.

Leonor Acuña* , lingüista argentina y docente de la UBA, señala en un artículo que “si bien el voseo se ha constituido en el rasgo más claramente definitorio del dialecto argentino, es también la peculiaridad más rápidamente descalificada por los propios hablantes.”

Confirmando sus palabras, podemos observar que, en relación con las opciones vos / tú, sucede algo curioso en muchas de nuestras aulas. Ya ningún docente -salvo que ése sea su uso habitual con todas las personas de confianza- trata, en forma oral, de tú a sus alumnos.

Pero... ¿qué pasa a la hora de dar consignas por escrito? Es posible observar que en muchísimos casos, el tratamiento retoma el tú. Lo mismo sucede con frecuencia en los manuales (aunque, recientemente, en algunos de ellos se han producido cambios en este sentido):
Escribe tres palabras..., subraya..., copia..., mide..., etc.
¿Y qué sucede con las conjugaciones verbales: yo amo, tú amas...? ¿Por qué no nos atrevemos, al escribir, utilizar uno de los rasgos más característicos del español en la Argentina?
Escribí tres palabras..., subrayá..., copiá..., medí..., etc.
¿Se deberá a la vergüenza –infundada, por cierto-, de usar mal español y no querer dejar rastro de ello por escrito? ¿O es resultado de confundir diferencias dialectales con diferencias de registro y pensar que el uso del tú determina un mayor grado de formalidad y por ello es más adecuado en la escritura?

Para finalizar esta breve reflexión, nuevamente citamos palabras de Acuña: “Aunque muchos hispanohablantes no lo puedan creer, los argentinos también hablamos español”.

*Acuña, Leonor “El español de la Argentina o los argentinos y el español”, en Textos de didáctica de la lengua y de la literatura Nº 12, abril de 1997.

volver a archivo - temas de interés

 
 
 
 
     
   
Fundación Grupo de Educación Bariloche - Novedades - FGeb - Formación Ciudadana - Aportes al Docente - Extensión Comunitaria - Rincón de la Lengua - English Corner - Links - Contacto