Fundación GEB
b Novedades GEB Fundación GEB Formación Ciudadana FGEB Capacitación docente Apoyo Institucional Fundación GEB Rincón literario English Corner Fundación GEB Links Fundación GEB Contacto Fundación GEB b
 
Fundación GEB novedades
  volver a Rincón Literario
 
 
     
 

L O N C O

por Christian Brögger *

(Primer premio certamen literario organizado por la Municipalidad de Venado Tuerto, provincia de Santa Fé. Categoría cuento breve y temática ecológica sobre el reino animal.)

Vivir en la tranquilidad de la montaña y a las orillas del lago ya no es una dicha como lo fue hasta ahora. Veo la ladera derecha del cerro calcinada por el terrible incendio del verano pasado. Gracias al oportuno cambio del viento se salvaron la casa, el galpón y nuestros animales.

En medio del caos y del humo encontramos al pequeño huemul que apenas empezaba a caminar. Mansamente permitió que lo criáramos como lo habíamos hecho con tantos corderitos guachos. Lo llamamos Lonco, y respondía a su nombre como los perros.Ya adulto, enredó sus incipientes astas en el alambrado del gallinero. No alcanzamos a llegar en su ayuda, se liberó con un fuerte tirón perdiendo una punta de su cornamenta.Su comportamiento ya no era el de quien nos seguía juguetón y divertido a todas partes haciendo las delicias de chicos y grandes. Era lógico, la naturaleza le pedía andar libremente por prados y valles. Su aspecto era fantástico. Cuando le abrimos la tranquera para que nuestro Lonco cobrara su libertad, quedó unos minutos mirándonos como agradeciendo lo que habíamos hecho por él. Caminó lentamente y en la mitad de la loma se detuvo nuevamente con miradas como de despedida con su esplendida alzada que permitía ver perfectamente la falta de una de sus puntas. Muy despacio marchó a su destino de la libertad.Los chicos lloraban, aunque sabían que eso llegaría algún día...

Pero en las lujosas oficinas de Parques, elegantes funcionarios ante un selecto público, remataban los carísimos cotos de caza para la temporada que se avecinaba.

Esa mañana fui a la ciudad como todas las semanas por provisiones. En esas ocasiones aprovechaba a comprar el diario. Jamás sentí tanta angustia como en ese momento al ver en la portada una gran fotografía de cazadores instalados frente a sus poderosas cuatro por cuatro, mostrando ufanos la cabeza de un hermoso ejemplar de huemul.Le faltaba una de las puntas de su hermosa cornamenta.


*
Dina Huapi